Llegar a La Chiripa: el sufrido éxodo al paraíso

Así se ve un amanecer desde La Chiripa, en San Jerónimo de San Pedro, Pérez Zeledón. Foto: Esteban Mora.
La Chiripa es un emprendimiento que empezó hace un año. Su belleza escénica es un tipo de leyenda urbana que todo senderista debe conocer.

No importa si es de mañana, tarde o noche: todos los relatos coinciden con el mío.

Cuando uno sale de la montaña y queda frente al llano de las cabañas, las palabras se esfuman, la mente se reinicia y entonces siente que el sufrido ascenso valió todo el cansancio.

«La gente cuando pregunta por La Chiripa, tiene otra idea. Como que es otra cosa. Pero cuando llega la gente aquí y sale aquí, al lugar este, la gente queda (asombrada)», contó Rigoberto Arias, dueño del proyecto. (Ver entrevista)

¿Qué hacer y cómo llegar a La Chiripa? Producción: Esteban Mora

La Chiripa, en San Jerónimo de San Pedro, en Pérez Zeledón (Costa Rica), es un paraíso al que, en el último año, ascienden éxodos completos de diferentes grupos de senderistas para corroborar en carne propia lo que el gremio ha esparcido: es un sitio único.

Su belleza escénica se ha convertido en un tipo de leyenda urbana que genera una fiebre montañista por palparla.

El éxito del proyecto es tanto, que según información de los propietarios, hay reservas hasta junio del 2021. Sin interrupciones.

Pablo Molina hizo 76 kilómetros de montaña en tres días. Foto: Esteban Mora

«El lugar es impresionante y creo que, adicional a eso, el trato de los dueños, de don Rigo, doña Lorena y los hijos; ayuda a que el ambiente sea ameno», contó Pablo Molina, un senderista que en tres días recorrió 76 kilómetros, entre Sabana de los Leones, La Chiripa y el Cerro Chirripó.

Para llegar a los 2100 metros sobre el nivel del mar en los que está La Chiripa, hay que saber que son poco menos de cuatro kilómetros de sendero.

El primer kilómetro y medio está en medio de un cafetal. El sendero es estrecho, con piedra suelta y muy -pero de verdad muy- inclinado. Perfecto para tararear Highway to hell, de AC/DC.

La piedra El Diamente se encuentra en el cañón del río, en La Chiripa. Foto: Esteban Mora

Después, cuando se llega a los baldes de vida -porque poseen agua que resucita a cualquiera- queda otro kilómetro y medio empinadísimo, pero sin tanta piedra y con la protección de la vegetación. Ahí, puede pensar en Led Zepellin y Stairway to heaven.

El tercer segmento es subibaja, más llevadero y donde la mentalidad -para los que tenemos kilos de más- juega un papel protagónico de motivación.

Aunque el recorrido es muy fuerte, con ritmo natural de caminata, un palo de apoyo y el peso necesario en la espalda, puede llegarse sin contratiempos a las cabañas.

Jonathan Romero y Jairo Sandí dando la charla de lineamiento básicos para recorrer el cañón del río, en La Chiripa. Foto: Esteban Mora

Si bien es cierto el contacto puede hacerlo directo. Mi consejo es que coordine su visita con Discovering Mountains PZ, una star up de senderismo dirigida por Jonathan Romero y Jairo Sandí, quienes me ayudaron con absolutamente todo para poder hablarle de este lugar.

¿Cómo funciona un tour a La Chiripa?

Reel de la Chiripa. Producción: Esteban Mora.

El tour con Discovering Mountains PZ para subir a La Chiripa incluye hospedaje, alimentación, recorrido al cañón del río, fogata y transporte desde el centro de San Isidro de El General a San Jerónimo, transporte 4×4 de San Jerónimo a la entrada del sendero.

Generalmente el ascenso se hace por las tardes. Al llegar a las cabañas se espera a los senderistas con una bebida caliente y un acompañamiento.

Después, viene la cena, caminata nocturna, fogata bajo el espactacular cielo iluminado de estrellas y reunión social hasta que el sueño lo permita.

El hospedaje ofrece dos opciones: una cama de la habitación de la cabaña o acampar en tienda.

Las instalaciones están 100% equipadas con comedor, duchas, servicios, colchonetas y menaje.

Además, si usted es de los que lleva mucho equipaje, se ofrece el servicio de porteo, donde un local le ayudará a subir sus pertenencias.

¿Qué se hace en La Chiripa?

Los Tres Faraones son unos picos rocosos que adornan el horizonte de La Chiripa. Su nombre se otorgó por el supuesto parecido con las pirámides de Güiza, en Egipto. Foto: Esteban Mora

Aunque subir a las cabañas per se es una experiencia única. El cronograma de actividades reserva un recorrido de seis kilómetros para el día después del ascenso.

El sendero del segundo día lleva al cañón del río, un sitio imponente con siete cataratas, miradores, vegetación única y que le exigirá su mayor esfuerzo para el ida y vuelta.

Una vez que se está de regreso, el almuerzo espera y después de reporsarlo, el descenso comienza.

La catarata Paraíso Escondido es la última del tour, la de más difícil acceso, pero una belleza natural. Foto: Esteban Mora

Hay varias cosas que quiero destacar antes de cerrar este capítulo de La Chiripa:

  • 1) No recibí un solo centavo por este artículo;
  • 2) Destaco la organización de Discovering Mountains PZ que mostró un grupo organizado, acoplado y respetuoso;
  • 3) El trabajo de Jonathan Romero y Jairo Sandí es espectacular. Uno va adelante con los mejores senderistas y el otro va acompañado a la última persona, con comunicación constante;
  • 4) Si usted ama la fotografía, la producción audiovisual, senderear y descubrir lugares espectaculares: reserve en La Chiripa, un emprendimiento familiar que emplea directamente a siete personas y subcontrata a muchos coloboradores más.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on linkedin
LinkedIn

2 thoughts on “Llegar a La Chiripa: el sufrido éxodo al paraíso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Chateemos
Hola. Cuénteme cómo puedo ayudarle.